Relación entre las profesiones del patrimonio tradicional y emergente

Desde ACRE colaboramos con la Asociación Española de Gestores del Patrimonio Cultural -AEGPC- para que la voz de la profesión llegue a la próxima reunión de “Voices of Culture”

Una oportunidad para ser oidos en Europa

En los últimos meses los conservadores-restauradores estamos teniendo la oportunidad de que se escuche nuestra “Voz de la cultura” a través de los Diálogos propuestos por la Comisión Europea, y en las reuniones que tomamos parte gracias a la nominación como expertos nacionales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Diálogos entre el sector cultural y la Comisión Europea, “Voices of Culture”

Colaboración con la AEGPC

En esta ocasión, la Asociación Española de Gestores del Patrimonio Cultural con la que estamos a punto de conveniar, ha sido elegida para participar en Bruselas en la próxima reunión de “Voices of Culture” que trata el tema de las profesiones del patrimonio.

Desde ACRE estamos preparando varias líneas de trabajo, y una de ellas es la cooperación con las entidades del patrimonio cultural, pues sólo si nos reconocemos entre nosotros podremos ser visibles como profesión y dar un paso más en la regulacion profesional.

Propuesta de ACRE

En este documento, ACRE intenta plasmar el marco posible para que la Conservación-Restauración se distinga claramente de las artesanías.

Está estructurado en cinco puntos que dan respuesta a las preguntas planteadas. Como punto de partida, responde a la pregunta de “Qué son las profesiones del patrimonio” recogiendo la definición del del Plan de Cultura (2015-2018) de la Comisión Europea y considerando el subprograma del Plan de Cultura dedicado al Patrimonio cultural, y vinculado a ésta línea de trabajo: “Habilidades, formación y transferencia del conocimiento de las profesiones tradicionales y emergentes del patrimonio cultural”.

Así pues, bajo la consideración de “profesión del patrimonio cultural”se acogen múltiples actividades profesionales vinculadas a toda la cadena de gestión del patrimonio cultural (Atendiendo a Jordi-Joan Tresserras) tangible, intangible y digital y en las que también aparecen las industrias creativas, como las artesanías, bien como el soporte material o vehículo del patrimonio intangible (Artesanías creadas ex novo en el marco de expresiones como la Semana Santa, por ejemplo, que forman parte del patrimonio intangible: “Manifestación Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial” pues comprende “una gran diversidad de valores culturales, desde su función como forma de expresión de la religiosidad popular a su papel como marcador identitario, pasando por su importancia como vehículo de conocimientos tradicionales y su relación con oficios artesanos, así como con las múltiples obras muebles e inmuebles de valor artístico) bien como profesión en si misma que forma parte de la herencia de saberes tradicionales (como se da el caso de la Cal de Morón).

El marco del Patrimonio Cultural

Atendiendo al documento “Indicadores Unesco de cultura para el desarrollo”:

El patrimonio cultural en su más amplio sentido es a la vez un producto y un proceso que suministra a las sociedades un caudal de recursos que se heredan del pasado, se crean en el presente y se transmiten a las generaciones futuras para su beneficio.

A través del binomio producto y proceso, diferenciamos dos tipos de profesiones del patrimonio cultural:

  • Aquellas profesiones relacionadas con el patrimonio cultural como producto. Es decir, aquellas profesiones que atienden cualquiera de las necesidades del patrimonio tangible, mueble e inmueble, que traducidas en actividades dan lugar a las diversas profesiones. Todo ello nos conduce a la cadena lógica de la gestión del patrimonio: documentación, conservación, restauración, puesta en valor y musealización, difusión y comunicación, educación, interpretación y su variable de turismo cultural. Asimismo, cabe integrar los procesos de digitalización en la tarea de la documentación.
  • Aquellas profesiones relacionadas con el patrimonio cultural como proceso. Es decir, aquellas profesiones que atienden cualquiera de las necesidades del patrimonio intangible. Este patrimonio emergente queda reflejado en la Convención de la Unesco de 2003, para la salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial, Art. 2: Se entiende por “patrimonio cultural inmaterial” los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana”. Se manifiesta en:

a) Tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio cultural inmaterial;

b) Artes del espectáculo;

c) Usos sociales, rituales y actos festivos;

d) Conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo;

e) Técnicas artesanales tradicionales.

El Patrimonio en la cadena de la Gestión Cultural

Las profesiones vinculadas al ciclo de la gestión patrimonial, tienen diversas procedencias formativas, y se articulan según la función que desempeña el Patrimonio como eje de la gestión cultural, ya sea entendido como:
    • objeto de conocimiento, de investigación, de conservación preventiva o de intervención;
    • sujeto de actividades vinculadas a los sectores emergentes de desarrollo: gestión, turismo y promoción,comunicación, valorización,nuevas tecnologías de información, comunicación o cooperación; producto cultural,generador de servicios y de valorización social o generador de un discurso de productos culturales. Arbitrando su actuación en cualquiera de las vertientes de la cadena de valor: Identificación, registro e investigación, protección, formación conservación–restauración, puesta en valor y difusión, gestión del Patrimonio y transferencia y nuevas tecnologías.

Cuestiones a debate

Concepto

¿Se podría considerar patrimonio cultural tradicional al que “tradicionalmente” ha tenido una protección, y al patrimonio “emergente” a aquel reconocido y protegido más recientemente como es el patrimonio inmaterial o el patrimonio digital, aquel generado por la digitalización a su vez de patrimonio tradicional?

Retos

¿Cuáles son los retos en la transmisión de conocimientos tradicionales que afronta el sector del patrimonio? Ejemplos de cómo el sector cultural ha enfrentado y superado esos retos?

Habilidades y formación

¿Cuáles son las habilidades y la formación necesarias para las profesiones “emergentes”, incluyendo aquellas relacionadas con el cambio digital? Ejemplos de cómo esas necesidades han sido afrontadas por el sector cultural.

Estructuración

¿En qué forma/medida está el sector profesionalizado? ¿Cuáles son actualmente las estructuras que forman a profesionales en el sector del patrimonio?

Necesidades

¿Qué se necesita para potenciar / desarrollar la formación de capacidades para el patrimonio cultural y sus profesionales?

Abierto a participación

El documento está abierto a participación. La entidad que va a acudir a Bruselas, es decir, la AEGPC pero tienen de plazo límite de propuesta hasta las 12 del día 5 de mayo del 2017.

Nos gustaría poder enviar nuestras conclusiones desde la profesión de Conservador-Restaurador.  En cualquier caso, ACRE recogerá todas vuestras perspectivas de aquí al 30 de Mayo.