La Declaración de Nájera es un primer paso para la formalización de una estrategia permanente de debate y diálogo entre centros formativos y asociaciones profesionales relacionadas con la conservación-restauración. En ella se plasma una voluntad de cooperación que se fundamenta en la defensa del patrimonio a través de un perfil cualificado y un rol preeminente para el conservador-restaurador.